Islas de Vitrinas Exhibidores Vitrinas
 Islas de Vitrinas Exhibidores Mostradores

Tácticas de Exhibición

Pero el espectáculo no siempre viene del producto o la exhibición, a veces una buena obra dentro de un espacio reconocido, o la demostración de un producto por un especialista, le otorgan al negocio un atractivo más para ser visitado. Algunos ejemplos pueden ser las tiendas de libros con sus lanzamientos del best seller por el autor, el hipermercado o ferretería con cursos de pintura o los restaurantes con exposiciones de obras de arte.

Estas son estrategias de seducción abstractas en las que el arte es prioritario sobre la funcionalidad y con las cuales se busca cautivar la cultura del comprador sobre los productos ofrecidos. Dentro de las tácticas de exhibicion vale la pena destacar algunas como:

La escenografía teatral que transmite una historia a través de los diferentes elementos de la exhibición. La teatralidad introduce al visitante en la escena y posiciona el producto como el gran protagonista de la obra. Del mismo modo, el comercio desde el arte contemporáneo permite la intervención de un artista reconocido en las áreas del establecimiento.

Los montajes museísticos dan mayor valor al espacio comercial que al producto y permiten una mayor coherencia entre la organización espacial y la exposición de producto (no exhibición)… es la frontera entre mostrar solamente y mostrar para vender. El museo como institución cultural cautiva e induce al cliente a ver obras de arte y no productos, si la idea se traslada al plano comercial sus espacios amplios permiten total libertad para observar y detenerse un tiempo frente a cada uno, a fin de obtener buena información del mismo.

Los espacios interactivos permiten al comprador reconocer el producto mediante su contacto con el, incluso si éste es a través sistemas computarizados que le organizan al cliente infinidad de posibilidades del producto de acuerdo su necesidad. La compra es definitiva y no requiere necesariamente de un dependiente para su asistencia.